Remember: Mis 10 animes de la década 00-09

Inspirado por tantos posts recopilatorios que he leído desde que comenzó el año, pues he decidido ponerme yo también manos a la obra con unos cuantos posts remember. Empezaremos con los animes que más me han gustado de esta década. Y casi en su mayoría coinciden con mis favoritos en general, mira tú por donde.

Empezamos con lo mejor de lo mejor. GITS SAC y la segunda temporada, 2nd GIG, son a mi modo de ver, el mejor anime que se ha hecho nunca. No solo tienen una profundidad argumentar tremenda, unos guiones exquisitos y una manera de llevar las historias y trenzarlas increíbles, es que además la música es impresionante (God bless Kanno-sama) y épica.

No en vano, éste fue el anime que me atrajo al mundillo, por su temática cyberpunk y lo bien hecho que estaba, además de ser el primer fansubeo que vi. Y a día de hoy, no he visto nada mejor.

Kara no Kyoukai es impresionante. Ya dejando a un lado mi debilidad por Type-MOON y sus historias, sus personajes (femeninos) y el universo mágico creado por Nasu Kinoko, es que las películas son un derroche de calidad en dibujo, animación música… vamos, tienen un apartado técnico soberbio. Además, tienen unas de las escenas de combates más memorables que recuerdo: los combates finales de Shiki contra Araya, Fujino, o incluso Kirie son alucinantes.

En la parte final de la década no ha habido nada que esperase con más ansia que estas películas, para ver, y ver otra vez, y otra vez más, y otra de regalo…

Adulta, cruda, no se corta un pelo en mostrar sangre o escenas fuertes. Y unas historias cojonudas detrás. Va a pasar bastante tiempo hasta que veamos animes mejores que las 7 películas de KnK. Y personajes más molones que Shiki.

Eso sí, Mikiya, muérete anda. Gañán.

Si estamos hablando de lo mejor de lo mejor, no puede faltar Monster. Es la adaptación de un manga a animación más perfecta que se haya podido hacer jamás. Ver la serie es como leer el manga con color y una convincente banda sonora, así como una sólida actuación de los actores de doblaje.

Y es que, aparte de lo que es la soberbia adaptación… lo que es el manga en el que se basa es realmente buena. Urasawa vuelve a hacer de las suyas en un thriller largo, adictivo, y bien llevado, con un final a la altura de las circunstancias. Nadie se puede perder ni el manga ni el anime.

El genio Shinkai Makoto volvía, tras el precioso corto de 20 minutos Hoshi no Koe, con un largometraje de 90 minutos con su estilo y su toque, llamado Kumo no Mukou, Yakusoku no Basho. Realmente bonita visualmente, y argumentalmente. Te llega a hacer un nudo en el estómago esta historia de amistad en tiempos difíciles.

No podía faltar Shinkai en mi lista, eso está claro. He dudado entre poner ésta o Hoshi no Koe, por el impacto emocional que tenía la jodida. Pero al final me he decidido por esta, por ser más larga y estar mejor realizada en general.

Tonto sería de no poner una serie deportiva, con tantísimas que hay interesantes. Y, cómo no, de poner una… pues habrá que poner la mejor, ¿no? Pues esa es, ni más ni menos, Hajime no Ippo.

Es una serie que, de un deporte tan poco extendido realmente como es el boxeo, vuelve fan a todo el que la ve. Se sufre con cada hostia que reciben nuestros héroes, emocionan las hostias que reparten, y los momentos de clímax son realmente épicos.

Además, es la única serie que los capítulos de entrenamiento puro y duro, e incluso los fillers que no pasa nada relevante, son bienvenidos, pues cambian la emoción de las peleas por comedia de la buena. Vamos, que igual un capítulo te lo pasas apretando el culo para que gane Ippo / Takamura / Kimura / Aoki y compañía, que te pasas el siguiente en el que “no pasa nada” partiéndote la caja.

Tratándose de un post de animes, pues tenía que salir alguno de mechas que hubiese sido representativo en la década. Ya sabemos todos que a los japoneses se les pone morcillona con los robots gigantes. Y, dejando a un lado las series relativamente interesantes, en la década hemos tenido Gundam (SEED y 00) y una nueva franquicia, Code Geass. Hubiera puesto Gundam SEED si Destiny no diese tantísima pena. Así que me quedo con Geass, la primera temporada sobretodo.

Y es que, poner de protagonista al típico antihéroe cabrón, flojucho y calculador, y que resulte ser tan badass no tiene precio. La primera temporada es remarcable, un EPIC WIN de principio a fin, y nos tuvo a todos con el alma en vilo hasta su fin, con el consiguiente super-mega-ultra-hiper-delamuerte-osea-cliffhanger-vil. La segunda temporada empieza bien, sigue regular, y acaba espectacular. Sólo pido que en la próxima temporada que se ha anunciado hace poco no le peguen patadas al grandísimo final de R2, pasándose las cosas por el forro de los cojones o sacándose otras de la manga. All Hail Lelouch.

Ah, y antes de que se me olvide. También tiene el personaje más odioso en muchos años: Suzaku. Suzaku muérete.

¿Os acordáis cuando el estudio GONZO era sinónimo de calidad, buen hacer, y buenos animes? Hace ya unos cuantos años de eso, la verdad. Debemos sacarnos de la cabeza el trabajo de mierda de los últimos años, y transportarnos a un mundo feliz donde hacen las cosas bien. Esta serie la hicieron para conmemorar su aniversario como estudio, y tenía de todo lo bueno que se puede esperar.

Y es que Last Exile nos lleva a un mundo en guerra y miseria junto a unos chavales que se enfrentan a la devastadora guerra entre dos reinos enfrentados permanentemente, englobado en una crisis climática que hace precipitar los acontecimientos. El diseño de personajes es realmente genial, y no es de extrañar, puesto que es del gran Range Murata. La música está a la altura, y el argumento está realmente bien (salvo, quizá, un poco el final… pero va según gustos, y a mí me gustó).

Qué rápido olvidamos. Ahora, que está de moda meterle mierda a la franquicia de Suzumiya Haruhi dado el reciente fiasco de la saga Endless Eight, parece como casi un tabú hablar bien de la serie. Pues mira, me la suda, la verdad. La primera temporada la he visto como un millón de veces ya, y las novelas las tengo más que releídas. Y me sigue gustando igual que el primer día.

Antes de lapidarme y tal, hay que tener en cuenta que Endless Eight la traduje, edité en parte, comprimí, y le hice el QC varias veces a cada capítulo. Podría decirse que no hay ser humano en el planeta que lo haya sufrido más.

Pero eso no quita que en general, la serie tenga un diseño de personajes cojonudo, una animación soberbia, un montón de detalles cuidados hasta el mínimo detalle. Y, además, tiene el protagonista masculino en este tipo de series más interesante, cínico, a ratos inútil, y normal que podamos encontrar: Kyon.

Y no podía faltar la saga de Full Metal Panic, que empezó la década en manos de GONZO y acabó en Kyoto Animation. De las tres, la duda podía estar entre si meter Fumoffu por las risas que provocaba, o The Second Raid por su awesomeness sin igual. Y al final, pues eso, hay que decidirse… y creo que The Second Raid es justo que sea la que salga por aquí.

Un salto cualitativo en cuanto a animación, y a seriedad argumental, que va dando pasos de gigante en la dirección que tomará en un futuro la serie, mucho más sombría e interesante.

Los que, como yo, sepan un poco de lo que tocará a partir de ahora, cuando animen más novelas ligeras de la saga, saben que nos espera una larga travesía por el desierto, sin uñas ni padrastros que morder.

Comedia por y para otakus, Lucky Star nos lleva al mundo de Konata. Tiene un estilo especial de hacer humor, con oscuras referencias de los últimos 40 años de animes, doramas, y hasta anuncios de la tele, para sacarles punta.

Tenía que poner un slice of life por aquí, y no se me ocurre otro mejor que este que nos ocupa. Divertida, distendida, y hasta didáctica en el camino del frikismo más absoluto.

Siempre que se hace una lista de este tipo, a pesar de querer llevar las ideas claras antes de empezar a escribirla, siempre te acuerdas de que una te acabó gustando más que otra, que tal serie molaba un huevo, que nosequé otra merece estar… y acabas, de 10 que querías, con 20 posibles más. Así que, pues qué menos que nombrar algunas de las que podrían estar aquí en la lista sin ningún problema.

Tenemos, por ejemplo, Ergo Proxy, por lo bien hecha que está, lo que mola la ambientación, y sobretodo, por Lil (Re-l, Real, o una de las 27.000 formas distintas con las que escriben su nombre). Manglobe echó el resto cuando hizo esta serie. Y pese a las críticas que recibió hacia mitad de la serie, al verla en su conjunto, la verdad es que fue realmente buena y seria. Pocas veces ves un argumento tan interesante en un anime.

Toki wo kakeru shoujo también podría estar perfectamente en la lista.

Cualquier duda al respecto de ella que pudiera tener por el exceso de hype al que había sido sometido (ya que todo el mundo la ponía realmente bien, y ya se sabe que cuando vas predispuesto a que algo te guste, luego no te gusta tanto), fue disipiada a los 20 minutos de empezar a verla. Fui bastante tonto por postergar el verla tanto tiempo, aunque por otro lado, me valió para verla en HD directamente, cuando todo el mundo la había visto en DVD sidoso.

Después de verla no me extrañó el gran éxito que cosechó en crítica por todo el mundo, no solo en Japón, y también entendí la razón de que el libro en el que se basa tuviese tanta fama. Está realmente bien.

Haibane Renmei es uno de esos animes que o te encantan o lo odias. Por mi parte, ya comprenderéis que el mero hecho de sacarlo en esta lista es para dejar claro que me encanta. Yoshitoshi ABe es un genio cuando dibuja, lo he dicho muchas veces. Pero además, si el resto de la serie acompaña, pues mejor que mejor.

Grandes personajes, una tierna historia (con su parte dura y oscura), y una belleza visual increíble son los grandes valedores de esta serie. Además de su gran banda sonora.

Y habiendo hablado ya de buenas bandas sonoras, de la señorita Kanno, y no habiendo nombrado todavía nada del gran estudio Bones, pues uno se siente obligado a añadir algo que pueda englobar a todo esto. Y es Wolf’s Rain. Estos lobos poco tienen que ver con Teen Wolf o con Luna Nueva.

Es una historia de dureza, esperanza y amistad realmente bien llevada, con partes bastante tristes, y donde no se cortan en matar hasta al apuntador que pasaba por ahí para llevar un café al guionista.

Todavía recuerdo lo mal que lo pasaba con la fragilidad de Cheza y que siempre les pasaba todo lo malo que podía pasar. Parecía que les había mirado un tuerto o algo. Pero bueno, eso es lo que hace grandes a las grandes series.

Y para concluir, y que no me mate nadie por no poner nada de Kon Satoshi, pues pongo a Paprika.

Es una gran película, muy entretenida, bastante cool visualmente, y con el toque de Kon por todas partes. Además tiene un “opening” que mola un montón, y un “romance” realmente inesperado y que no es lo que esperas en cualquier película/anime/loquesea.

Ah, y por supuesto, no podía defraudar en su especialidad… que el argumento acaba siendo un mindfuck que te cagas. Pero está realmente bien, muy recomendable para el que no la haya visto.

¡Anda! Casi me dejo una grandísima que no podía faltar. Las aventuras de Ginko, el Mushishi.

Es un anime genial, en la misma línea que Haibane Renmei, pero más adulto. Son historias autoconclusivas de todo tipo, con capítulos realmente emotivos y geniales de ver. Es apto para todo el mundo que disfrute de un buen anime y unas buenas historias, sin pretensiones de tiros y tetas. A mí me encantó, vaya.

Bueno, hasta aquí mis rolletes hoy. Podéis comentar si veis que falta algo grave en la lista o qué meteríais vosotros. Además, os dejo por aquí para votar la que más os ha gustado de todas estas que he puesto, a ver cuánto coincidimos xD

¿Qué anime de los nombrados te gusta más? (podéis elegir 5)

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

En fin, cuando tenga tiempo haré otro post parecido a este, pero con 10 videojuegos. He hecho este antes para no colapsar esto de entradas de videojuegos seguidas xD