Spook Country

Hace tiempo que lo terminé, pero no había puesto nada por aquí del último libro que ha sacado el grandísimo William Gibson. En España lo han llamado “País de Espías”, y por culpa de eso me costó un montón encontrarlo en un principio, pero me lo pude agenciar.

El libro está muy bien, me ha gustado, pero menos que los del Sprawl, desde luego. Es que esos son insuperables, la verdad.

La acción transcurre en una época más bien actual, ya alejándonos del futuro al que nos tiene acostumbrados Gibson, y nos mete en una trama de espionaje post 11 de Septiembre bastante compleja, con varias historias entrecruzadas que terminan juntándose en algún punto, con personajes bastante curiosos, a saber: Hollis, una ex-cantante cuyos días de fama han pasado metida a periodista de una revista que todavía no ha visto la luz; Tito, un chino-cubano que se especializa en entregas de información y Milgrim, un drogadicto traductor del ruso que vive secuestrado desde hace meses por un hombre -Brown- que persigue al chino-cubano.

Este libro está enmarcado en otra de las trilogías de Gibson, que parecen ir acercándose a la época actual según van saliendo libros. Primero tuvimos la del Sprawl (la mejor de todas, sin duda), después la del Puente, y ahora el hilo conductor parece ser Hubertus Bigend, un magnate belga que sale en los dos libros que tiene de momento: Pattern Recognition y el que me ocupa, Spook Country. Todavía falta una novela por salir perteneciente a esta trilogía, Zero History, que está por salir (el día 7 de Septiembre sale en los states). Y ya ni hablemos aquí…

Ahora estoy leyendo la colaboración de Gibson con Bruce Sterling, llamada Difference Engine, que ha tardado 16 años en salir publicada en español. Casi ná. Ya veremos cuando la acabo, con el poco tiempo que tengo últimamente.