Jugando, jugando, y con el rabo dando

Aprovechando las horas libres de las que uno disfruta en vacaciones, me he dedicado a pegarme vicios viles a algunos juegos que tenía pendientes, así que aprovecharé para hacer una breve reseña al respecto.

El primero que tenía pendiente era el deseado Alan Wake, así que fue el primero en caer. Tras cinco añitos de desarrollo estaba claro que los chicos de Remedy nos tenían preparado un gran juego, aunque con tanto retraso es normal que a nivel gráfico deje un poco que desear. Pero eso es en lo último que te acabas fijando cuando la historia empieza a desenvolverse.
Ya he comentado más de una vez lo que me gustan los juegos “peliculeros”. Pues con este se pone uno las botas: la estructura del juego es en capítulos, con sus correspondientes cliffhangers, giros argumentales, sus fundidos a negro del final con los créditos mientras suena una gran canción, y sus “previously on Alan Wake” del principio de los capítulos. Además, no se puede obviar la gran banda sonora con la que cuenta el juego, con temazos de los grandes Poets of the Fall, e incluso de David Bowie.
Le pongo un 9.5, y me quedo tan ancho.

El segundo, al que hacía tiempo quería hincar el diente era el Red Dead Redemption. La verdad es que el rollito Western no me convencía en absoluto, pero cuando empieza la historia y la forma de juego, todos los problemas desaparecen. Es un juegazo en toda regla, con misiones variadas para dar y vender, al más puro estilo GTA. Aquí desde asaltar trenes, domar caballos, llevar ganado, jugar al poker, jugar a la herradura o a los cuchillos, matar pájaros, cazar, hasta llevar diligencias… todo lo que siempre podrías haber soñado hacer en el salvaje oeste. La historia es realmente interesante, el juego tiene muchísimas posibilidades como sandbox, y además, los personajes están logrados. Además, no es corto, cosa que en los tiempos que corren, no se puede decir de muchos títulos.

Le pongo un 9.

Del Singularity había estado leyendo comentarios en twitter, de AnTiDaRkD y SePuLTrIbE, comentando lo mucho que se parecía al Bioshock al principio pero que luego molaba. En verdad, la primera impresión que me llevé de este juego no podía ser peor. Era un uso del Unreal Engine pésimo, y el control me parecía la hostia de ortopédico, y estuve a puntito de dropearlo tras media hora de juego. Pero el no tener nada mejor que hacer ese día, y lo fácil que me resultaba el juego, me hizo perseverar. Y la verdad es que me alegro, porque a partir de 1 hora de juego, empieza lo bueno. Y vaya, el juego se vuelve realmente adictivo y con armas bastante originales. La pega es que es demasiado corto, le eché unas 5 o 6 horas y me lo pasé, viendo todos los finales posibles. Pero oye, para un divertimento rápido y no demasiado difícil, de verano, y con una buena historia, este es tu juego. Lo mejor que tiene: las armas. Lo peor: lo corto que es, y los gráficos (aunque esto no importe demasiado).

Le pondría un 7.5.

Seguiré jugando a cosillas que tengo entre manos, como el Monkey Island 2 Special Edition y el Lost Odyssey.